0

El lío de la integración de América Latina

SANTIAGO – Generalmente se considera que la integración sirve para que los países se fortalezcan. No obstante, las actuales propuestas de integración regional en América Latina parecen tener un objetivo totalmente distinto. Se hacen para obtener poder e influencia tanto en el ámbito regional como en el global.

En efecto, ninguna de las iniciativas actuales para impulsar la integración regional latinoamericana se parece en nada al proceso de integración europeo. Tampoco puede considerarse que sean los primeros pasos hacia un destino compartido, como lo fue el Tratado de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, que puso en marcha el proyecto de unidad europea.

A primera vista, el bombardeo casi constante de propuestas de integración en América Latina da la impresión de que los presidentes de la región están tratando de ver cuál de ellos puede presentar el mayor número de proyectos. Al mismo tiempo, se presta muy poca atención a los organismos ya establecidos en la región, que están en muy malas condiciones.

Consideremos el MERCOSUR, la principal iniciativa regional creada después de la Guerra Fría. Según el académico argentino, Roberto Bouzas, el MERCOSUR está en un estado crítico debido a la incapacidad de sus instituciones para mantener los objetivos comunes que impulsaron a sus Estados miembros a formular el proceso de integración regional,  y la consiguiente pérdida de concentración y de capacidad para dar prioridad a los problemas políticos subyacentes. Diagnósticos similares se podrían hacer con respecto del Sistema Económico Latinoamericano (SELA), la Comunidad Andina de Naciones y otras organizaciones regionales.