La revolución parlamentaria de Kuwait

El mundo se ha quedado estupefacto ante la victoria de Hamas en las elecciones palestinas, pero una afirmación diferente del poder democrático y parlamentario, esta vez en el emirato de Kuwait en el Golfo, que cuenta con el diez por ciento de las reservas mundiales de petróleo, puede resultar igualmente importante. Todo indica que la ola de democratización en Kuwait es irreversible y las repercusiones de esos cambios llegan, más allá de Kuwait, a todos los demás países del Golfo ricos en petróleo, que también están gobernados por emires y jeques.

De hecho, esos gobernantes tienen ahora mucho sobre lo que reflexionar. A la muerte, el 15 de enero de 2006, del gobernante de Kuwait, el jeque Jaber al-Sabah, siguió una inquietud nacional sin precedentes, que propició la rápida abdicación de su sucesor designado, Saad Al Sabah. Nunca había sucedido nada semejante a la familia Al Sabah, que lleva dos siglos gobernando Kuwait.

Tradicionalmente, el papel de emir gobernante alternaba (conforme a un acuerdo tácito) entre dos ramas rivales de la familia Al Sabah: los Al Jaber y los Al Salem. La sucesión había sido siempre un asunto estrictamente familiar y cualesquiera disputas existentes permanecían ocultas. Sin embargo, a la muerte del jeque Jaber al-Sabah, la sucesión no sólo ha sido objeto de un febril debate público, sino que, además, la prensa kuwaití y el Parlamento han desempeñado un papel decisivo en la determinación del resultado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/AOE4pNx/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.