2

¿La trinidad de las reformas de Asia?

SINGAPUR – Asia está a punto de entrar en un momento histórico favorable, pues tres de sus países más populosos –China, la India e Indonesia– están encabezados por dirigentes fuertes, dinámicos y con mentalidad reformista. En realidad, Xi Jinping de China, Narendra Modi de la India y Joko “Jokowi” Widodo de Indonesia podrían acabar clasificados entre los mayores dirigentes modernos de sus países.

En China, Mao Zedong unió el país en 1949, mientras que Deng Xiaoping fue el encargado de fraguar su ascenso económico sin precedentes. Para que Xi los acompañe, debe crear un Estado moderno y basado en normas, lo que requiere, por encima de todo, matar al enorme dragón de la corrupción.

Con los años, la  corrupción ha llegado a ser endémica en China, pues los dirigentes regionales del partido y los jefes de las empresas de propiedad estatal se valen de sus enormes privilegios y autoridad para acumular fortunas personales, lo que ha socavado gravemente la legitimidad del Partido Comunista de China y ha dificultado la competencia basada en el mercado, que la economía de China necesita para propulsar al país a la categoría de los de ingresos elevados.

Hasta ahora, Xi parece estar a la altura del empeño. Ha estado persiguiendo audazmente a figuras importantes que antes estaban consideradas “intocables”, como, por ejemplo, el general Xu Caihou, ex Vicepresidente de la Comisión Militar Central, y Zhou Yongkang, ex miembro del Comité Permanente del Politburo, máximo órgano gubernamental de China.