0

Los gigantes de Asía con nuevos dirigentes

BALI – Más de una tercera parte de la población mundial vive en sólo tres países: China, la India e Indonesia. Como los tres están experimentando importantes transiciones políticas, ya se trate de elegir a un nuevo dirigente o de experimentar las primeras decisiones decisivas de un dirigente recién instalado, este momento es decisivo para la configuración del futuro de la economía mundial. Si Narendra Modi y Joko “Jokowi” Widodo vencen en las próximas elecciones de la India y de Indonesia, respectivamente, se sumarán al Presidente de China, Xi Jinping, para impulsar el crecimiento económico regional, con lo que probablemente contribuyan a que el ascenso de Asia a la preeminencia económica mundial se produzca antes de lo que el mundo imaginó jamás.

En el año transcurrido desde que tomó posesión como Presidente de China, Xi ha logrado en grado notable estar en el centro del poder. No sólo se ha situado como Secretario General del Partido Comunista Chino y Presidente de la Comisión Militar Central, sino que, además, ha neutralizado a sus posibles rivales, incluido el ex jefe del Partido en Chongqing Bo Xilai y el ex jefe de seguridad Zhou Yongkang.

Consolidar el poder en un país tan grande y complicado como China resulta extraordinariamente difícil, por lo que el logro de Xi resulta como mínimo notable. Al fin y al cabo, el predecesor de Xi, Hu Jintao, tardó mucho más en lograr un grado similar de autoridad, pero se trata sólo de un primer paso. Ahora Xi está intentando utilizar su poder para sacar adelante las difíciles reformas que Hu y su Primer Ministro, Wen Jiabao, desatendieron, por lo que recibieron críticas generalizadas.

Pese a la presión para recuperar el tiempo perdido, Xi sabe que debe ser pragmático en sus medidas de reforma. En primer lugar, debe lograr un consenso nacional que permita superar los poderosos intereses creados que se oponen al cambio –incluidas la disolución de los monopolios, una mejor reglamentación del mercado, una mayor transparencia y una reforma tributaria– y brindar un terreno de juego igual para todos.