No hay que detener el crecimiento de Rusia

Quiero que Rusia sea un país aburrido -al menos en las próximas décadas. En el siglo XX, Rusia estableció un récord indiscutible de todo tipo de revueltas y experimentos sociales que atrajeron la atención mundial. Es necesario un receso. Este objetivo parecía estar enteramente al alcance -o al menos parecía posible- hasta la primera mitad de 2003. Los corresponsales extranjeros acreditados en Moscú se quejaban de que nada estaba pasando en la Rusia de Putin. La inversión en la economía rusa estaba creciendo rápido. Desafortunadamente, los gobernantes rusos no están acostumbrados a que Rusia y el resto del mundo permanezcan por mucho tiempo sin alguna sorpresa que los asombre.

Infundir un clima de inseguridad es la mejor manera de amedrentar a la población hasta la sumisión y de ahuyentar inversionistas potenciales. A los inversionistas normalmente no les interesa que tan democrático o no democrático sea un gobierno. Todo lo que les importa y lo que necesitan son reglas estables y predicibles. De hecho, el lema entre los mayores inversionistas es la inercia. Lleva algún tiempo tomar la decisión de invertir o no en un proyecto, y una vez que la decisión está tomada, es muy difícil detener el proceso rápidamente. El gobierno ruso está haciendo lo mejor que puede para probar que, si bien complicado, es posible desafiar las leyes de la física empresarial y cancelar inversiones que ya están en puerta.

Cuando Mikhail Khodorkovsky y otros ejecutivos de Yukos, su compañia petrolera, fueron arrestados el año pasado, las empresas que invertían o querían invertir en Rusia estaban preparadas para interpretar los encarcelamientos como un incidente aislado provocado por la agenda política de la compañia y su director ejecutivo, quienes debieron haber sido más inteligentes. El que para la segunda mitad de 2003, ya era obvio que el gobierno intentaría usar recursos legales - en la forma de excesivos requerimientos fiscales -a fin de destruir la compañia es lo de menos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/CeDOV0P/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.