SE PROHIBE LA PUBLICACIÓN ANTES DEL DOMINGO 5 DE JULIO

Por Ellen Johnson-Sirleaf

Monrovia – Durante más de una década, ha habido avances en gran parte de África. El crecimiento económico va en aumento, la pobreza está disminuyendo y la gobernanza democrática se está extendiendo.  No obstante, la crisis financiera global amenaza con anular esos progresos debido a la reducción de las inversiones, las exportaciones y la ayuda justo en el momento en que deberían aumentar para aprovechar esos éxitos.

Si bien la atención internacional se ha concentrado comprensiblemente en los acontecimientos de Darfur, Somalia y Zimbabwe, otros países de todo el continente, incluyendo a Ghana, Tanzania, Mozambique y Liberia, han estado dando un giro a sus economías discretamente. En muchas naciones las tasas de crecimiento superan regularmente el 5%. La clave de estos progresos es un liderazgo africano más fuerte y gobiernos que deben rendir cuentas. Actualmente, más de 20 países africanos son democracias, en comparación con sólo tres en los años ochenta. En ellos hay elecciones competitivas, mejoras de los derechos humanos y medios mucho más libres. Una asistencia al desarrollo cada vez más efectiva ha apoyado estos esfuerzos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/EYUQoG1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.