El laberinto de Jinnah

NUEVA DELHI – Hay tres eventos recientes que ilustran vivamente los dilemas del Pakistán actual, que en muchos aspectos son los mismos desafíos a que se enfrentó el fundador del país, Mohammed Ali Jinnah, hace seis décadas.

Los ministros de relaciones exteriores de India y Pakistán se reunieron recientemente en Nueva Delhi, después de un distanciamiento de más quince meses debido a que los ataques terroristas del 11 de noviembre de 2008 enfriaron las relaciones bilaterales entre los dos países por sospechas y recriminaciones mutuas. La reunión en Nueva Delhi marcó un restablecimiento temporal. No obstante, el ministro de relaciones exteriores de Pakistán apenas iba de regreso a Islamabad, cuando supuestamente unos terroristas talibanes habían atacado una misión médica india ubicada en el corazón de Kabul, Afganistán, matando a 11 personas.

Además, en la provincia pakistaní de Waziristan, tres sikhs, minoría en Pakistán, fueron secuestrados. Uno de ellos fue decapitado cuando no se pudo cobrar el rescate.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/K29L1lM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.