10

La trampa del subsidio

CAMBRIDGE – Son pocas las políticas que contraponen a la buena economía con la buena política tan directamente como los subsidios a los alimentos y la energía. La cuestión de los subsidios que exceden las posibilidades de financiamiento se ha tornado central para tres de los nuevos líderes más importantes del mundo: El presidente egipcio Abdelfatah Al-Sisi, el presidente electo de Indonesia, Joko «Jokowi» Widodo, y el primer ministro indio, Narendra Modi.

Al-Sisi está enfrentando la obligación de recortar los subsidios mejor de lo esperado. A Modi, al contrario, le va peor de lo previsto, ha llegado incluso a tirar abajo un acuerdo muy esperado con la Organización Mundial del Comercio. Sobre Jokowi, nada puede decirse aún.

En julio, Al-Sisi logró lo que pocos líderes en África del Norte u Oriente Medio han podido: recortó bruscamente los subsidios de larga data al combustible y permitió que los precios aumentaran entre el 41 y el 78 por ciento. Sorprendentemente, esto generó pocas protestas.

El programa de subsidios a los alimentos egipcio, que cuesta más de 5 mil millones de dólares al año, también requiere una urgente reforma. El precio del pan se mantuvo tan bajo, que a menudo se usa como alimento para animales. Los intentos previos para reducir esos subsidios en los países de África del Norte produjeron descontento, e incluso llevaron al derrocamiento de gobiernos. Pero parece que el gobierno de Al-Sisi también está logrando avances en este frente. Los subsidios al pan ya fueron recortados un 13 %.