La cuestión de las elecciones

NUEVA DELHI – Las protestas en las calles perturban democracias en todos lados, desde Bangkok hasta Kiev, y una vez más se vuelve a cuestionar la naturaleza y legitimidad de las elecciones. ¿Son las elecciones populares un criterio adecuado para juzgar el compromiso democrático de un país? A principios del próximo mes, las elecciones que se celebrarán en India y Afganistán avivarán la pregunta.

Afganistán tendrá elecciones presidenciales el 5 de abril. Sin embargo, es poco probable que sea un proceso electoral tranquilo –en especial porque el presidente estadounidense, Barack Obama, ha advertido a su homólogo afgano, Hamid Karzai, que los Estados Unidos y la OTAN no tienen opción y tendrán que retirar sus tropas para finales de este año.

Los Estados Unidos y la OTAN preferirían evitar un retiro abrupto y total –preferencia que comparten los vecinos de Afganistán, pues temen que el desorden resultante les llegue. El problema es que Karzai ha rechazado firmar cualquier acuerdo bilateral de seguridad minuciosamente negociado, que gobierne una misión EE.UU-OTAN pos 2014 en Afganistán, lo que prácticamente obligaría a Obama a arrancar los planes de contingencia. La única alternativa viable sería esperar la próxima inauguración presidencial con la esperanza de que el sucesor de Karzai acepte formalmente el acuerdo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ZOGJ1vJ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.