La Nueva Política Monetaria de Japón

El mundo económico logró respirar mejor cuando el Banco de Japón anunció que incrementaría su base monetaria para dar impulso a la demanda. El mercado accionario japonés subió aproximadamente 10%, aunque ha caído un poco desde entonces. Las razones para preocuparse por Japón –la segunda economía más grande del mundo, detenida en total estancamiento por años– son muchas. A menos que su política monetaria cambie considerablemente, tanto Estados Unidos (EU) como Japón podrían caer en una recesión simultánea, creando riesgos para el mundo entero.

En los años 80, la economía japonesa no podía estar mal. El crecimiento económico era de 4% anual, mucho más rápido que el 3% anual de EU. En los 1990, sin embargo, el crecimiento de Japón promedió menos de la mitad del 3.4% de EU.

Hay dos explicaciones para el pobre desempeño económico de Japón. Una es que el país todavía sufre por el colapso de una burbuja financiera sucedido a finales de los 80. El acentuado declive de los mercados accionario e inmobiliario a finales de los ochenta e inicios de los noventa dejó muchas bancarrotas financieras y un sistema bancario débil lleno de malos préstamos. El gobierno japonés ha sido más bien ineficaz para limpiar el desorden, por ejemplo, retrasando por casi una década la recapitalización de los bancos nipones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/olWCe2L/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.