Chris Van Es

La debacle de Israel en altamar

HAIFA – Israel se equivocó de cabo a rabo al lanzar un ataque de comandos navales contra una flotilla que transportaba activistas pro-palestinos que intentaban quebrar el sitio egipcio-israelí de Gaza. Ese sitio prolongado, instalado después de que Hamas empezó a ejercer un control exclusivo del gobierno en Gaza –rompiendo relaciones con la Autoridad Nacional Palestina en el proceso- es una catástrofe humanitaria y un grave error moral.

No puede haber ninguna excusa, ningún “pero no fue nuestra intención”. El gobierno israelí del primer ministro Benjamin Netanyahu debe pedirles disculpas a las víctimas, investigar qué sucedió en las cubiertas manchadas de sangre de los barcos de la flotilla y entablar conversaciones de paz honestas con los líderes palestinos anuentes, como Abu Mazen, presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

El hecho de que Hamas se niegue a hacer las paces no tiene nada que ver con la reciente farsa en el mar rumbo a Gaza. El hecho de que militantes de Gaza hayan disparado misiles contra civiles israelíes, y sigan haciéndolo, es irrelevante. El hecho de que la flotilla no llevara solamente “activistas de paz” sino también a mucha gente que desea ver a Israel destruido y a los israelíes muertos, no es razón para echarles soldados encima.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/dau82yK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.