1

El problema que tiene el Estado Islámico con las mujeres

ZÚRICH – Es revelador que las mujeres tengan una influencia considerable en el ascenso y la caída del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL). Si bien la cobarde matanza de mujeres yazidíes de Irak y Siria perpetrada por EIIL ayudó a poner a esta agrupación en el mapa, su caída gradual viene, en parte, a manos de mujeres kurdas que combaten en los frentes de batalla.

En esta progresión es fácil ver una historia de venganza simple; sin embargo, una lectura más profunda apunta al papel fundamental de la mujer en la ideología de EIIL, y a su futuro papel en su desenlace.

Cuando EIIL capturó territorio en  el año 2014 para establecer su autoproclamado califato, quería montar un espectáculo que el mundo no sería incapaz de ignorar. Por lo que recurrió al secuestro, asesinato, violación y esclavitud de mujeres, en masa, especialmente entre las minorías yazidíes. La brutalidad de EIIL contra sus mujeres cautivas tenía la intención de humillar al enemigo y enviar una advertencia a cualquiera que no se adhiera a su  interpretación extremista y radical del Islam.

En enero y febrero del año 2016, Human Rights Watch  entrevistó a 15 mujeres y niñas, así como a 21 mujeres árabes sunitas quienes lograron escapar de EIIL. La mayoría de ellas pasaron más de un año en cautiverio, y dicen que fueron obligadas a convertirse al Islam (si no eran musulmanas), se las esclavizó, y sistemáticamente se las violó – a veces varios militantes yihadistas –; así como se las compró y vendió.