La brecha electoral del Islam

Entre los temas que debatirán los líderes de la OTAN en Turquía la próxima semana se encuentra cómo reformar el mundo islámico. Tanto el Presidente Bush como la Unión Europea han propuesto atrevidas iniciativas de democratización para la región. ¿Pueden tener éxito?

Con frecuencia se supone que el Islam y la democracia son encarnizados antagonistas. Un cuidadoso estudio de los 47 estados que en el mundo tienen mayoría musulmana, sin embargo, muestra que el Islam y la democracia pueden coexistir, y de hecho lo hacen. La brecha real es más estrecha: es el mundo árabe, no el Islam, el que parece estar en malos términos con la democracia.

Esta conclusión se basa en la comparación con los países musulmanes que poseen "competitividad electoral". Si un gobierno surge de elecciones razonablemente limpias y es capaz de ocupar mediante ellas los puestos políticos más importantes, se considera que el país es "electoralmente competitivo".

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/NRAHSu5/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.