0

¿Hay progreso moral?

MELBOURNE – Después de un siglo que fue testigo de dos guerras mundiales, el holocausto nazi, el gulag de Stalin, los campos de la muerte en Camboya y más recientemente las atrocidades en Rwanda y ahora en Darfur, la creencia de que estamos avanzando moralmente se ha vuelto difícil de defender. Sin embargo, esta cuestión no se limita a los casos extremos de colapso de la moral.

Esta año se celebra el 60° aniversario de la adopción por la Asamblea General de las Naciones Unidas del la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En respuesta a los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial, con la Declaración se intentó establecer el principio de que todas las personas tienen los mismos derechos básicos, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión u otra condición. Así, tal vez podemos juzgar el progreso moral analizando los resultados que hemos obtenido en el combate contra el racismo y el sexismo.

Evaluar la medida en la que realmente se han reducido el racismo y el sexismo es una tarea abrumadora. Sin embargo, las encuestas recientes realizadas por WorldPublicOpinion.org arrojan luz indirecta sobre la cuestión.

Las encuestas, en las que participaron casi 15,000 personas, se realizaron en 16 países que representan el 58% de la población mundial: Azerbaiyán, China, Corea del Sur, Egipto, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Inglaterra, Irán, México, Nigeria, Rusia, los Territorios Palestinos, Turquía y Ucrania. En 11 de esos países, la mayoría de las personas creen que durante su vida han constatado que se da un trato cada vez más igual a las personas de distintas razas y orígenes étnicos.