0

¿Está China haciendo trampa?

¡Trampa! De otra manera, dicen los EU, ¿cómo podría China ofrecer precios más bajos que los productores estadounidenses en tantos sectores?

Durante décadas, Estados Unidos parecía dominar las manufacturas, así que los funcionarios de ese país se concentraron en liberalizar el comercio de bienes manufacturados. Hicieron pocos esfuerzos a fin de nivelar las condiciones para los granjeros, pues sabían que Estados Unidos no podía competir en agricultura.

Ahora, China le está ganando la competencia a todo el mundo, y está acumulando enormes superávits comerciales con los EU. Por ello, el Secretario del Tesoro de Estados Unidos acusa a China de mantener bajo su tipo de cambio de manera deliberada y pide que deje que las fuerzas del mercado determinen el valor del reminbi. El economista en jefe saliente del FMI, Ken Rogoff, advierte que los superávits ponen en riesgo la estabilidad global.

Para quienes recuerdan la crisis en el Este de Asia de hace cinco años, gran parte de esto parece ir en contra de lo que se decía entonces. A China se le instó a no poner a flotar su moneda. Hasta que el peso argentino implotó, las tasas de cambio fijas eran aceptables. La Tesorería de los EU aplaudía la intervención de los gobiernos en los mercados de divisas, y alentaba al FMI a apoyar dichas intervenciones con préstamos de miles de millones de dólares a países en crisis. Si China hubiera dejado que su divisa flotara en ese entonces, su valor se habría depreciado, y habría acentuado la crisis.