Iran nuclear deal Carlos Barria/Pool/ZumaPress

Una victoria tardía para la no proliferación

LONDRES – Hay que elogiar a quienes realmente se lo merecen. A pesar de todas las críticas que enfrentaron, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su secretario de Estado, John Kerry, se abocaron tenazmente a la tarea de negociar un acuerdo con Irán para limitar su programa nuclear. Junto con representantes del Reino Unido, Rusia, China, Francia y Alemania, finalmente lo han logrado.

Los principales términos de este acuerdo histórico, concluido en contra de los deseos de la oposición en Israel, los competidores regionales de Irán (particularmente Arabia Saudita) y la derecha política en Estados Unidos, pretenden controlar las actividades nucleares de Irán de manera que la capacidad civil no se pueda transformar rápidamente en capacidad armamentista. A cambio de inspecciones y un monitoreo de los sitios nucleares, se levantarán las sanciones económicas internacionales que le fueron impuestas hace años a Irán.

Este es un momento importante en la era nuclear. Desde 1945, la aterradora fuerza destructiva de las armas nucleares ha llevado a los líderes políticos a buscar maneras de controlarlas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/slWiYOg/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.