Iran nuclear deal Carlos Barria/Pool/ZumaPress

Una victoria tardía para la no proliferación

LONDRES – Hay que elogiar a quienes realmente se lo merecen. A pesar de todas las críticas que enfrentaron, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su secretario de Estado, John Kerry, se abocaron tenazmente a la tarea de negociar un acuerdo con Irán para limitar su programa nuclear. Junto con representantes del Reino Unido, Rusia, China, Francia y Alemania, finalmente lo han logrado.

Los principales términos de este acuerdo histórico, concluido en contra de los deseos de la oposición en Israel, los competidores regionales de Irán (particularmente Arabia Saudita) y la derecha política en Estados Unidos, pretenden controlar las actividades nucleares de Irán de manera que la capacidad civil no se pueda transformar rápidamente en capacidad armamentista. A cambio de inspecciones y un monitoreo de los sitios nucleares, se levantarán las sanciones económicas internacionales que le fueron impuestas hace años a Irán.

Este es un momento importante en la era nuclear. Desde 1945, la aterradora fuerza destructiva de las armas nucleares ha llevado a los líderes políticos a buscar maneras de controlarlas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/slWiYOges