27

De nuevo comienza la guerra contra al terror

BUCAREST/MADRID – Los ataques terroristas habidos en París en la noche del 13 de noviembre, que han causado al menos 120 muertes, son un trágico recordatorio de la ubicuidad del terrorismo moderno. Tan sólo este año, unos extremistas violentos han asesinado a personas inocentes en nombre de la religión o la política en Francia, Túnez, Kenya, Israel, Nigeria y, naturalmente, Siria y el Iraq, por nombrar sólo a algunos países. Como la peste negra en la Europa medieval, el terrorismo acecha al mundo moderno y el de erradicarlo ha llegado a ser un imperativo mundial.

La comunidad internacional lleva mucho tiempo preocupada por la amenaza que representa el terrorismo. Los países han promulgado legislación de seguridad, han creado unidades especiales de inteligencia y policía para detener a los perpetradores y disuadir o prevenir los ataques y han complementado esas medidas con la adhesión a tratados regionales y acuerdos bilaterales.

Y, sin embargo, pese a los numerosos intentos de crear un órgano legislativo mundial que dirija la lucha contra el terrorismo, aún no existe. Ya es hora de cambiar esta situación.

El empeño de luchar contra el terrorismo en el nivel internacional se remonta a casi 90 años atrás. En 1926, Rumania, el primer país que introdujo el delito de terrorismo en su código penal, pidió a la Liga de Naciones que “examin[ara] la redacción de una convención para que el terrorismo fuera universalmente punible”.