0

La nueva casta gobernante de la India

CAMBRIDGE – Las mayores elecciones de la Historia, con la participación de más de 700 millones de votantes, han dado la victoria a la alianza gobernante de la India, encabezada por el Primer Ministro Manmohan Singh, del Congreso Nacional Indio. El veredicto no ha confirmado las sombrías predicciones de un parlamento sin mayoría y un mayor fortalecimiento de los partidos regionales. El nuevo gobierno será mucho más estable que muchos de sus predecesores, por lo que los resultados han infundido un profundo alivio.

Pero sigue siendo cierto que el nuevo gobierno, como otros anteriores, estará compuesto principalmente de políticos inapropiados para ocupar un cargo ministerial. Si bien varios sátrapas provinciales han visto reducida su importancia, otros nuevos y aspirantes han recibido un apoyo importante. Pese al manifiesto éxito de la democracia india, su sistema parlamentario no está logrando dar a la India una buena forma de gobernar.

Evidentemente, la India no es un Estado fallido. Lant Pritchett, de la Escuela Kennedy de Harvard, ha acuñado un nuevo nombre para la India: Estado descontrolado, un Estado cuyas altas esferas de gobierno, extraordinariamente competentes, no consiguen controlar sus ineficientes niveles inferiores, con los consiguientes resultados deficientes.

Pero ese análisis atribuye méritos inexistentes: el problema de la India es la falta de competencia de sus máximos dirigentes políticos. La incapacidad del actual sistema político de la India para ofrecer un gobierno eficaz coloca al país en una categoría distinta: un Estado ineficiente.