0

El poder de Bollywood de la India

El mundo ha oído hablar mucho de la extraordinaria transformación de la India en los últimos años, e incluso de sus aspiraciones a una porción del “liderazgo mundial”. Parte de eso es hipérbole, pero, en un sentido, tal vez la fortaleza de la India esté subvalorada.

¿Qué hace que un país sea un líder mundial? ¿Es la población, el poderío militar o el desarrollo económico? En todos estos aspectos, la India ha hecho progresos extraordinarios. Va camino a superar a China como el país más poblado del mundo para 2034, tiene el cuarto ejército más grande del mundo y armas nucleares y ya es la quinta economía más importante a nivel mundial en términos de paridad de poder adquisitivo -y sigue creciendo, aunque gran parte de su población aún vive en condiciones de destitución.

Todos estos indicadores comúnmente se utilizan para juzgar la condición global de un país. Sin embargo, algo mucho menos tangible, pero en gran medida mucho más valioso en el siglo XXI, quizá sea más importante que cualquiera de ellos: el “poder blando” de la India.

Tomemos el caso de Afganistán, por ejemplo –una cuestión de seguridad importante para la India, como lo es para el mundo-. Sin embargo, el mayor activo de la India allí no es producto de una misión militar: no existe ninguna misión militar. Surge de un hecho simple: no trate de llamar por teléfono a un afgano a las 8:30 de la noche. En ese momento es cuando Tolo TV transmite la telenovela india “Kyunki Saas Bhi Kabhi Bahu Thi” , doblada al dari, y nadie quiere perdérsela.