Cuando los diplomáticos se comportan mal

NUEVA YORK – Los diplomáticos suelen ser gente discreta que no busca publicidad, pero últimamente fueron noticia, por malas razones. Los recientes arrestos de dos diplomáticos en sus respectivos países anfitriones pusieron sobre el tapete la justificación y los límites de la inmunidad que estos funcionarios suelen tener respecto de las leyes locales.

El primer caso involucró a Dmitri Borodin, consejero de la embajada rusa en La Haya, quien en octubre del año pasado fue arrestado a altas horas de la noche después de que sus vecinos denunciaron a la policía holandesa que Borodin, presuntamente borracho, estaba golpeando a sus dos hijos pequeños. Los agentes ingresaron a su residencia, lo esposaron y se lo llevaron al destacamento policial.

La Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas estipula que los diplomáticos gozan de inmunidad respecto de las leyes del país anfitrión, de modo que el presidente ruso Vladímir Putin exigió inmediatamente una disculpa oficial del gobierno holandés. Otro político ruso y conocido agitador, Vladímir Zhirinovsky, convocó a sus seguidores a romper las ventanas de la embajada holandesa en Moscú. Una semana después, unos matones armados dieron una paliza a un diplomático holandés en su casa de Moscú (no se ha demostrado que entre ambos hechos exista conexión).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/JpizDMB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.