Misterios de las clasificaciones

PARÍS – Gibraltar recibió noticias apasionantes el mes pasado. El último Índice de Centros Financieros Mundiales (ICFM), publicado por la consultoría Z/Yen de Londres, reveló que, desde el informe anterior de septiembre de 2013, la Roca había ganado más puestos y más rápidamente que ningún otro centro: diecisiete, del 70º al 53º.

Me imagino las celebraciones que habrá en la Ciudad de Gibraltar, donde, ahora que se ha cerrado la base naval británica y España está creando problemas en la frontera, los servicios financieros son decisivos para el empleo, y también me imagino que muchos en Hamilton (Bermudas), que se desplomó casi tanto como Gibraltar subió –16 puestos, hasta el 56º–, deben de estar compadeciéndose de sí mismos, mientras toman su ponche de ron.

Desde luego, también es posible que Gibraltar y Bermudas hayan preferido pasar por alto los resultados o discutir su importancia. En cualquier caso, resulta indudable la actual obsesión mundial con las clasificaciones. Podemos encontrar una clasificación para casi todas las formas de actividad humana.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/lJVxk4Z/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.