5

Nuevo Modelo de Europa

ROMA – Cada vez es más claro que para que Europa supere la crisis las cosas no pueden seguir como están. Necesitamos una Europa más concreta, menos retórica y mejor adaptada a la economía global actual. Debemos enfocarnos no solo en las políticas específicas de la Unión Europea sino también en cómo cambiar su "política", un cambio en el que el crecimiento económico debe estar en primer lugar de la agenda.

Europa no necesita un debate entre austeridad y crecimiento; necesita ser pragmática. Un buen ejemplo de esto se dio en la reunión más reciente del Consejo Europeo, en la que se trataron dos de los problemas más urgentes de Europa: el mal funcionamiento de los mercados laborales, que se refleja en un desempleo sin precedentes entre los jóvenes, y el mal funcionamiento de los mercados crediticios, en los que el acceso al financiamiento es difícil y las tasas de interés varían considerablemente en diferentes partes del mercado único.

El resultado de la reunión de junio fue alentador y debemos seguir por ese camino en los próximos meses para avanzar en dos cuestiones igualmente importantes: cómo fomentar la innovación y la economía digital, y cómo asegurar la competitividad manufacturera de Europa.

Debemos evaluar qué se puede alcanzar a nivel nacional y qué deben hacer las instituciones de la UE. La consolidación fiscal y las reformas nacionales son esenciales y deben continuar. Sin embargo, podemos alcanzar mejor nuestros objetivos con un marco a nivel de la UE que apoye, en lugar de obstaculizar, las acciones nacionales para impulsar el crecimiento y el empleo. La reciente decisión de la Comisión Europea de dar a los Estados miembros flexibilidad para hacer inversiones públicas productivas vinculadas con los fondos estructurales de la UE es un paso positivo en esa dirección.