Treads on armored tank.

El juego de Rusia en Siria apunta a Europa

PARÍS – Una cosa está clara en Siria: ya no quedan soluciones buenas.

Y no las hay desde aquel aciago miércoles de agosto de 2013 en que la maquinaria bélica del presidente sirio Bashar al-Assad usó armas químicas y así cruzó la “línea roja” que, según la advertencia del presidente de los Estados Unidos Barack Obama, provocaría una respuesta militar estadounidense. Entonces la oposición moderada todavía estaba en pie y Estado Islámico aún no había salido de las sombras. Pero a último minuto, Obama dio marcha atrás y se abstuvo de intervenir.

De ese lapsus ya no hay vuelta. Pero en el infierno de malas soluciones que aún quedan en Siria, algunas son peores que otras. Y la que ideó el presidente ruso Vladímir Putin es, probablemente, la más infernal de todas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/6bR5Juu/es;