0

Negación del Holocausto, negación nuclear

¿Cuál es la conexión entre las ambiciones nucleares de Irán y la negación del holocausto?

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmedinejad, defiende el derecho de su país a desarrollar su capacidad nuclear (aunque niega que su país busque armas nucleares) y pone en duda décadas de investigación sobre el holocausto con el mismo fervor. ¿Cómo se debe juzgar la negación de Ahmedinejad de que Irán tiene la intención de buscar armas nucleares a la luz de su negación del holocausto? Los periodistas preguntan pero Ahmedinejad no responde. Su argumento es que Irán no quiere armas nucleares y no las utilizaría para repetir un crimen que nunca existió.

Algunos occidentales, si bien lamentan la falta de sensibilidad de Ahmedinejad, han tratado de minimizar el significado de su negación del holocausto calificándolo como las invectivas de un fanático equivocado (como si el fanatismo equivocado fuera una característica incidental del presidente de una nación). No se trata de eso. La negación del holocausto no es un argumento acerca del pasado; es un argumento sobre el futuro.

La intención de la negación del holocausto es eliminar el tabú que se asocia actualmente con el crimen original. Para quienes lo niegan, el problema no es que el holocausto haya sucedido, sino que la mayoría de la gente todavía lo considera algo malo. Así, se desestima a Auschwitz como un "detalle de la historia", según la reveladora frase del político francés Jean-Marie Le Pen.