En Europa, las altas cercas hacen malos vecinos

El poeta Robert Frost escribió que "buenas cercas hacen buenos vecinos". Lamentablemente, la Unión Europea parece estar tomando la fantasía poética de Frost como una receta política seria.

Porque, ¿de qué modo se está preparando para dar la bienvenida a los ciudadanos que se convertirán en miembros en mayo? Simple: cerrando las puertas en sus narices, y después creando muros de reglamentos con el objetivo central de mantenerlos alejados de la puerta.

De hecho, la Unión está actuando aún peor. Puesto que a nivel de la UE no existe consenso acerca de un conjunto de reglas comunes que se puedan aplicar a los nuevos ciudadanos de la Unión, cada país miembro está fijando sus propias reglas sin ninguna coordinación.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/vXg0h34/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.