Una batalla entre héroes en Sri Lanka

NUEVA DELHI – Dos héroes célebres, que como presidente y jefe del ejército respectivamente, ayudaron a poner fin a la larga y brutal guerra civil contra los tigres tamiles, ahora están en una batalla política. Cualquiera de los candidatos que gane las elecciones presidenciales de Sri Lanka el 26 de enero tendrá que conducir a ese nación insular, pequeña, pero estratégicamente situada, en una dirección fundamentalmente diferente –de hacer la guerra, como lo ha hecho durante más de un cuarto siglo, a hacer la paz mediante la reconciliación étnica y poder compartido.

Casi desde la independencia en 1948, Sri Lanka se ha visto asolada por la rivalidad enconada entre la mayoría cingalesa y la minoría tamil, que representa el 12% de los 21.3 millones la población actual. Ahora el país se ve dividido por la enemistad política entre dos ídolos de guerra de los cingaleses, cada uno de ellos quiere ser recordado como el verdadero líder que aplastó la guerrilla de los tigres tamiles.

El antagonismo entre el presidente, Mahinda Rajapaksa, y el ahora retirado general, Sarath Fonseka, se ha estado gestando desde hace meses. Todavía los militares no habían terminado de aplastar a los tigres tamiles –que dirigieron un Estado de facto durante más de dos décadas en el norte y el este- cuando Rajapaksa ya estaba removiendo a Fonseka como jefe del ejército para asignarlo en la nueva posición, en gran parte ceremonial, de jefe de gabinete de la Defensa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/mOcVp8J/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.