Paul Lachine

La arenilla es buena

PARÍS.– Los Estados Unidos son ampliamente reconocidos como los poseedores de los mercados de capitales más profundos, líquidos y eficientes del mundo. El sistema financiero estadounidense permite la asignación eficiente del capital, el desarrollo económico y la creación de empleos.

Esas frases y otras similares han sido moneda corriente entre los legisladores, los reguladores y las empresas financieras estadounidenses durante décadas. Incluso luego de la crisis financiera que estalló en 2008, fluyen desde los procesadores de texto en cien presentaciones que desafían la así llamada norma de Volcker (que prohibiría a los bancos invertir sus propios fondos). El lector casual asiente con la cabeza y continúa.

Pero hay señales de que estos supuestos actualmente están siendo desafiados. Antes de la crisis, las autoridades encargadas de la regulación se centraron principalmente en eliminar las barreras a las operaciones, favoreciendo generalmente medidas que completaban los mercados mediante la promoción de operaciones más rápidas y baratas de una gran variedad de activos financieros. Ya no es así. Por el contrario, actualmente son muchos quienes cuestionan el supuesto de que una mayor eficiencia de los mercados constituye siempre y en todas partes un bien público.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/rjWIt0K/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.