Paul Lachine

Buenas políticas para grandes países

NUEVA YORK – Estamos en un período prolongado de transición internacional, que comenzó hace más de dos décadas con el fin de la Guerra Fría. Esa era de rivalidad estratégica entre Estados Unidos y la Unión Soviética dio lugar a otra en la que Estados Unidos poseía mucho más poder que cualquier otro país y gozaba de un grado de influencia sin precedentes.

El momento unipolar norteamericano ha dado lugar a un mundo al que se podría describir mejor como no polar, en el que el poder está ampliamente distribuido entre casi 200 estados y decenas de miles de actores no estaduales que van desde Al Qaeda hasta Al Jazeera, y desde Goldman Sachs hasta las Naciones Unidas.

Pero lo que distingue las eras históricas entre sí no es tanto la distribución del poder sino el grado de orden entre los estados y dentro de ellos. El orden nunca surge así porque sí; es el resultado de esfuerzos conscientes por parte de las entidades más poderosas del mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/uCSdgzd/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.