0

¿De neoliberalismo a no liberalismo?

WASHINGTON, DC – La era del capitalismo de libre mercado lanzada en los años 1980 por Margaret Thatcher y Ronald Reagan –que sus oponentes muchas veces llamaron “neoliberalismo”- terminó. Esta ola ideológica se estrelló contra la actual crisis del mercado financiero, pero su caída se venía anunciando hace mucho. En los últimos años, mientras los líderes norteamericanos seguían montados a la ola neoliberal, gran parte del resto del mundo ya estaba parado en la orilla.

El desencanto con las ideas “neoliberales” pro-mercado comenzó en los países en desarrollo que alguna vez habían sido sus fervientes admiradores. Los países latinoamericanos que abrazaron las políticas de libre mercado en los años 1990 las rechazaron a mediados de los años 2000, cuando una nueva ola de líderes de izquierda llegaba al poder. Rusia, que adoptó las reformas orientadas al mercado en los años 1990, pasó a una forma controlada de capitalismo de estado en los años 2000 cuando los “oligarcas” se vieron obligados a someterse al control estatal.

Como resultado, Estados Unidos, la Comisión Europea y los bancos de desarrollo multilaterales han devenido cada vez más aislados en sus esfuerzos por imponer el pensamiento y las políticas de libre mercado a nivel mundial. La crisis financiera, cada vez más profunda, debilita aún más su posición. Después de todo, ¿cómo pueden Estados Unidos o las instituciones multilaterales occidentales ahora defender la privatización de la banca?

La decadencia de la ortodoxia de libre mercado en el resto del mundo fue causada por dos factores: sus fracasos como estrategia para la política económica y la caída del prestigio y el “poder blando” de Estados Unidos.