3

El precio de la biodiversidad es una ganga

NAIROBI – ¿Cuál será el costo de salvar los bosques del mundo y aumentar las perspectivas de vida de sus siete mil millones de habitantes? En pocos días, la India será la anfitriona de la reunión del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica en Hyderabad. Los países reunidos estudiarán la manera de obtener los recursos necesarios para alcanzar las ambiciosas Metas de Biodiversidad de Aichi (Aichi Biodiversity Targets), aprobadas hace dos años en la última reunión de este tipo que se celebró en Japón.

Las metas de Aichi exigen que hasta el año 2020 se reduzca a la mitad la tasa de pérdida de hábitats naturales del planeta, incluyéndose entre ellos a los bosques. En Hyderabad, se presentarán a los gobiernos presentes los costos probables de la ampliación de esfuerzos para lograr dicho objetivo.

Una evaluación estima que se necesitarán alrededor de $40 mil millones al año para reducir a la mitad las tasas de deforestación y para garantizar la gestión sostenible de los bosques en los países en desarrollo hasta la fecha prevista. El costo puede parecer significativo en un mundo con tasas de desempleo crecientes, y donde muchos países continúan luchando con crisis financieras y económicas en curso y otros contemplan la quiebra.

Pero el costo de la preservación de la biodiversidad del mundo tiene que ser contrastado con el enorme valor económico y social que tienen los bosques en términos de los beneficios que ofrecen tanto a nivel local como mundial. Los bosques garantizan el suministro de agua, contrarrestan la erosión de los suelos, y salvaguardan una abundante cantidad de recursos genéticos que serán cada vez más importantes para el desarrollo de nuevos productos, fármacos, y cepas de semillas, todos ellos necesarios para sostener las vidas y los medios de subsistencia de las más de nueve mil millones de personas que habitarán el planeta en el año 2050. Por otra parte, la inversión en la conservación de los bosques y el uso sostenible de la tierra es uno de los medios que ofrece más beneficios con relación a los costos en lo que respecta a la mitigación del cambio climático.