0

De El Cairo a California

SINGAPUR - Políticamente, Egipto y California van en direcciones opuestas. Egipto ha tenido muy poca democracia y avanza a por más. California ha tenido demasiada democracia y va hacia un menor nivel de la misma. El punto medio al que deberían llegar es una democracia que ofrezca buen gobierno... y me refiero a "gobierno", no a la blanda "gobernanza".

Durante décadas, se ha satanizado el "gobierno". Ronald Reagan dijo la famosa frase de que "el gobierno no es la solución a nuestro problema; el gobierno es el problema". Pero Reagan no era más que el portavoz más elocuente de este Zeitgeist. No fue su creador, sino las décadas de laissez-faire y proselitismo.

A raíz de una explosión de programas de gobierno en la década de 1960, en las mentes de los principales líderes de opinión y responsables políticos de Estados Unidos se desarrolló la creencia de que el mejor gobierno es el más pequeño. Reagan encarnó bien este supuesto el recordar las famosas palabras del filósofo chino Lao Tse del siglo VI AC : "Gobernar una gran nación es como cocinar un pescado pequeño: demasiada preparación puede echarlo a perder."

De esta visión surgieron dos corolarios peligrosos. El primero fue la creencia de que los impuestos son intrínsecamente malos y, por lo tanto, que reducirlos es la única solución a cualquier problema público. En California, muchos impuestos se redujeron a iniciativa de los votantes, lo que demuestra las consecuencias perjudiciales de demasiada democracia .