La libre expresión, en el banquillo

No hace mucho tiempo, había júbilo por el hecho de que el mundo libre y sus valores habían prevalecido en la Guerra Fría. Cuando se derrumbó el imperio comunista, algunos incluso anunciaron que la victoria de la libertad y la democracia implicaba el “fin de la historia”.

Sin embargo, la historia nunca se rindió; a lo sumo, hizo un entreacto de una década, y el siguiente acto estuvo marcado por los ataques terroristas a los Estados Unidos en septiembre de 2001. Y aquí es donde la trama se pone densa. En lugar de regocijarnos con el orden liberal, aquellos de nosotros que hemos tenido el placer de vivir en él hemos tenido que luchar por mantenerlo intacto y fuerte.

Desde el 11 de septiembre, más y más libertades se están restringiendo en aras de la defensa de la libertad. Las nuevas exigencias de visado y otros obstáculos para viajar, la recolección de información más privada por parte de los gobiernos y la presencia de cámaras de video en todos lados, al mismo tiempo benignas e intrusas, nos hacen recordar más al Gran Hermano de George Orwell que a Sobre la libertad de John Stuart Mill.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/QbRVPXR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.