2

La reequilibración de China

BEIJING – El 12º Plan Quinquenal de China pide un cambio en el modelo económico del país para pasar del crecimiento impulsado por las exportaciones a una mayor dependencia de la demanda interna, en particular del consumo de los hogares. Desde la introducción del Plan, el superávit por cuenta corriente de China como proporción del PIB ha disminuido, en efecto, pero, ¿significa eso que el ajuste de China está encarrilado?

Según el FMI, la reducción de la proporción superávit por cuenta corriente/ PIB ha sido en gran medida consecuencia de niveles muy elevados de inversión, una situación mundial débil y un aumento de los precios de las importaciones de productos básicos que ha superado el aumento de los precios de los productos manufacturados chinos. Así, pues, la reducción de la proporción superávit por cuenta corriente/PIB no representa una “reequlibración” económica; al contrario, el Fondo predice que la proporción se recuperará en 2013 y después se aproximará a su nivel anterior a la crisis.

La explicación del FMI de la reciente disminución de la proporción superávit por cuenta corriente/PIB es en general correcta. La experiencia indica que la posición exterior de China es muy sensible a las condiciones mundiales, por lo que durante los momentos de auge para la economía mundial se da un aumento de la proporción superávit por cuenta corriente/PIB y una disminución durante las crisis. La debilidad de Europa ha afectado gravemente a las exportaciones de China y ése es sin lugar a dudas el factor más importante subyacente a la reducción actual de dicha proporción.

Por definición, sin un cambio en el desfase en materia de ahorro, no habrá cambio en el superávit comercial y viceversa. Además, el desfase en el ahorro y el equilibrio comercial se influyen mutuamente de forma constante, por lo que siempre se igualan. Como reacción ante la crisis financiera mundial de 2008, China introdujo un plan de estímulo de cuatro billones de renminbis (634.000 millones de dólares). Aunque el aumento de la inversión disminuyó la proporción ahorro/PIB, el consiguiente aumento de las importaciones redujo la proporción superávit comercial/PIB. A consecuencia de ello, la proporción superávit exterior/PIB se redujo en gran medida en 2009.