velasco117_ EVA HAMBACHAFP via Getty Images_printing money EVA HAMBACHAFP via Getty Images

Basta ya de comprar bonos

LONDRES – Poco antes del simposio anual del Banco de la Reserva Federal de Kansas City efectuado el mes pasado en Jackson Hole, Wyoming, el foco de la discusión era si acaso la política monetaria debía volverse más restrictiva para frenar el alza de la inflación en Estados Unidos. Al sugerir que primero se reduciría la compra de activos y que mucho después se aumentarían las tasas de interés, el presidente de la Fed, Jerome Powell, trasladó la conversación al asunto de cómo dicha política debería volverse más restrictiva.

Si bien la emisión de moneda para adquirir bonos y reducir las tasas de interés a largo plazo se justifica durante crisis como las de 2008 o en 2020, los argumentos a favor de mantener la relajación cuantitativa (RC) en tiempos tranquilos distan de ser obvios. Para entender por qué, es útil aclarar tres confusiones sobre la RC.

La primera consiste en creer que la RC es una política monetaria. No lo es. Más bien, no es solo eso. También es una política fiscal. En todos los países del mundo, el banco central pertenece al tesoro público. Cuando la Reserva Federal de Estados Unidos emite moneda –de hecho, reservas del banco central– para adquirir bonos del gobierno, el sector privado simplemente entrega un pasivo gubernamental a cambio de otro.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/4FZXsf3es