Adiós a las antiguas divisiones del desarrollo

La noción de una división entre el norte rico y el sur pobre y en desarrollo ha sido durante mucho tiempo un concepto central entre los economistas y los estrategas políticos. Desde 1950 hasta 1980, el norte representaba casi el 80% del PBI global pero apenas el 22% de su población, y el sur, el resto de la población global y el 20% del ingreso global.

Pero la división norte-sur hoy es obsoleta. El proceso dinámico de la globalización resultó en niveles sin precedentes de crecimiento e interdependencia. Sin embargo, mientras se ha desdibujado la antigua división, surgieron otras nuevas, fragmentando al mundo de hoy en cuatro grupos interconectados.

El primer grupo abarca a los países adinerados, principalmente Estados Unidos, las naciones europeas, Australia y Japón –con una población combinada de unos 1.000 millones de habitantes e ingresos per capita que oscilan entre 79.000 dólares (Luxemburgo) y 16.000 dólares (República de Corea)-. En los últimos 50 años, estos países pudientes han dominado la economía global, generando el 20% de su producción económica. Sin embargo, en los últimos años, surgió un nuevo conjunto de economías que compite con los países adinerados por el predominio económico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/5R3b4jT/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.