Europa y la defensa de África

WASHINGTON, DC – La Unión Europea ya enfrenta riesgos considerables sobre su estructura, la incertidumbre ante su recuperación económica, los desequilibrios entre norte y sur, y la ambigüedad británica sobre su calidad de miembro. Estos riesgos se ven agravados por la exposición a malos resultados en África, con su ingente cantidad de problemas de seguridad.

Gran parte del África del norte de la línea del Ecuador sigue siendo violenta y potencialmente explosiva. Las manifestaciones de la Primavera Árabe no han producido una generación de líderes atractiva, para no hablar de una cosecha democrática. La anarquía, el bandolerismo y el terrorismo de los grupos afiliados y aspirantes a Al Qaeda, como se ha visto en Mali y los yacimientos gasíferos de Argelia, pueden convertirse en más que una molestia letal.

En una situación en que Estados Unidos se presenta cada vez más reluctante a ser el policía del mundo, al reconsiderar, reducir y realinear sus compromisos estratégicos, los países europeos (en especial el Reino Unido y Francia, ya que Alemania no desea ser parte de ninguna operación militar) deberán asumir sobre sus hombros la responsabilidad principal de hacer frente a los problemas de seguridad africanos. Afortunadamente han demostrado cierta voluntad de hacerlo, como se ha visto en sus intervenciones en Libia y Mali.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/k18uFuC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.