Mark Weber

¿La comezón del sexagésimo año?

JERUSALÉN – “Europa es aburrida, gracias a Dios, para ustedes y para nosotros”, me dijo mi interlocutor. “Hoy, el drama tiene lugar en Oriente Próximo, el crecimiento en Asia, la esperanza en África y la proximidad con Estados Unidos en América Latina. Europa no es ningún lugar: se convirtió en el continente perdido.”

Está claro que estos comentarios contienen un poco de provocación y mucho de ironía. Quien así se expresaba ocupó hasta hace pocos años importantes puestos de la diplomacia estadounidense; en la actualidad es un personaje clave del establishment neoyorquino. Sus dardos destacan una triste realidad que los europeos deben aceptar y enfrentar: Europa ya no le interesa a Estados Unidos.

Es cierto que la ampliación de la Unión Europea después de 2004 fue precedida por la expansión de la OTAN hacia el este. Pero eso no cambia nada; al fin y al cabo, Estados Unidos también está perdiendo interés en la OTAN, organización cuya actuación no fue del todo convincente en Libia y fue directamente mala en Afganistán.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/rikjKeB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.