Mark Weber

¿La comezón del sexagésimo año?

JERUSALÉN – “Europa es aburrida, gracias a Dios, para ustedes y para nosotros”, me dijo mi interlocutor. “Hoy, el drama tiene lugar en Oriente Próximo, el crecimiento en Asia, la esperanza en África y la proximidad con Estados Unidos en América Latina. Europa no es ningún lugar: se convirtió en el continente perdido.”

Está claro que estos comentarios contienen un poco de provocación y mucho de ironía. Quien así se expresaba ocupó hasta hace pocos años importantes puestos de la diplomacia estadounidense; en la actualidad es un personaje clave del establishment neoyorquino. Sus dardos destacan una triste realidad que los europeos deben aceptar y enfrentar: Europa ya no le interesa a Estados Unidos.

Es cierto que la ampliación de la Unión Europea después de 2004 fue precedida por la expansión de la OTAN hacia el este. Pero eso no cambia nada; al fin y al cabo, Estados Unidos también está perdiendo interés en la OTAN, organización cuya actuación no fue del todo convincente en Libia y fue directamente mala en Afganistán.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/rikjKeB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.