La inestable situación de Europa

BERLÍN – Cada vez resulta más claro (incluso para los alemanes) que la crisis financiera puede significar la destrucción completa del proyecto de unificación europea, porque deja al desnudo las debilidades de la eurozona y de su armazón; debilidades que no son tanto financieras o económicas cuanto políticas.

El Tratado de Maastricht creó una unión monetaria, pero la unión política, que era un prerrequisito indispensable para el éxito de la moneda común, nunca se concretó. Y ahora el euro y los países que lo adoptaron sufren las consecuencias. En la actualidad, la eurozona se apoya sobre pilares inestables: es una confederación de estados que aspiran a tener una unión monetaria sin renunciar a la soberanía fiscal. Y en épocas de crisis, este esquema no puede funcionar.

Allá por 2007 y 2008, en los albores de la crisis, estábamos todavía a tiempo para corregir los defectos estructurales de la eurozona, siempre que Alemania hubiera apoyado una respuesta europea colectiva. Pero para los funcionarios alemanes pesó más la autonomía nacional; es decir, optaron por un modelo confederativo para Europa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/6RXaiyo/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.