0

La concepción verde que falta en Europa

LA HAYA – Los jefes de Estado y ministros de Energía europeos y la Unión Europea van a debatir activamente la política climática y energética en una serie de cumbres que se celebrarán en las próximas semanas. Para que las decisiones que adopten importen, los dirigentes deben procurar entender el carácter cambiante de dichas políticas... y la enorme oportunidad que deben aprovechar.

La energía puede ser una impulsora decisiva de la competitividad europea y de la transición a una economía con una menor utilización del carbono, lo que beneficiará tanto a las empresas como a los ciudadanos de Europa, pero, para hacer realidad esa promesa, los dirigentes europeos deben brindar una concepción al respecto y actuar con decisión ahora.

Mientras que el mundo desarrollado puede estar luchando aún con las secuelas de la crisis financiera, la mayoría de las economías en ascenso vuelven a avanzar ya por la vía de un crecimiento intenso. China creció casi un diez por ciento en 2010; la India le siguió a poca distancia, con un ocho por ciento. Gran parte de esos notables resultados se basan en las industrias del futuro, caracterizadas por una escasa utilización del carbono.

En esas circunstancias, ¿deben nuestros dirigentes centrarse en la política energética desde una perspectiva estrecha, nacionalista? ¿O deben atar cabos y componer una concepción de una Europa que pueda competir en una economía mundial en la que la eficiencia en materia de recursos, las energías limpias y la prosperidad con una utilización menor del carbono son los ingredientes del éxito? El del futuro es un crecimiento económico con escasa utilización carbono, por lo que Europa afronta una decisión difícil.