La cuestión islámica de Europa

OXFORD – La presencia musulmana en aumento en Europa ha pasado a ser una cuestión fundamental para todos los países europeos, orientales y occidentales. Los numerosos debates que se han ido suscitando en todo el continente sobre el “multiculturalismo”, el “secularismo” o incluso la “identidad” están casi siempre relacionados con el factor “islámico”.

Esa vinculación no es necesariamente intolerante, porque existe una relación fundamental entre “valores” y “leyes”, por una parte y “cultura” y “diversidad”, por otra. De hecho, más que un debate sobre el “islam” y los “musulmanes”, Europa necesita un diálogo en serio consigo mismo sobre esa relación, pues se encuentra ante una crisis.

La pregunta adecuada que se debe formular es la siguiente: ¿puede Europa seguir siendo coherente con sus valores (democracia, igualdad, justicia, respeto, etcétera) y al mismo tiempo tolerar y albergar a nuevos ciudadanos con diferentes extracciones culturales y religiones? O dicho de otro modo: ¿están los europeos intelectual, lingüística y culturalmente preparados para afrontar el imperativo de combinar la igualdad con una ciudadanía europea cada vez más diversa?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/jaHV1nT/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.