31

Mentiras, malditas mentiras, y las estadísticas del crecimiento europeo

ATENAS – "Grecia finalmente ha regresado al crecimiento económico". Esa fue la trama oficial de la Unión Europea a fines de 2014. Desgraciadamente, los votantes griegos, poco impresionados por esta celebración, destituyeron al gobierno en funciones y, en enero de 2015, votaron por una nueva administración en la que me desempeñé como ministro de Finanzas.

La semana pasada, de Bruselas emanaron informes igualmente celebratorios pregonando el "retorno al crecimiento" en Chipre, y contrastando esta "buena" noticia con el "regreso a la recesión" de Grecia. El mensaje de la troika de prestamistas de último recurso europeos -la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- es alto y claro: "Hagan lo que les decimos, como ha hecho Chipre, y se recuperarán. Resistan nuestras políticas, eligiendo a gente como Varoufakis, y sufrirán las consecuencias de una mayor recesión".

Esta es una historia potente. Sólo que se basa en una mentira inverosímil. Grecia no se estaba recuperando en 2014, y el ingreso nacional de Chipre no se ha recuperado aún. Las afirmaciones de la UE que sostienen lo contrario se sustentan en un foco inapropiado en el ingreso nacional "real", una métrica que tiende a ser engañosa en los períodos de caída de los precios.

Si a usted le preguntaran si está mejor hoy que hace un año, respondería de manera afirmativa si su ingreso monetario (es decir, el valor de su dólar, libra, euro o yen) aumentó durante los 12 meses anteriores. En los tiempos inflacionarios pasados, usted también podría haber acompañado su respuesta con la queja (razonable) de que los incrementos en el costo de vida erosionaron su mayor ingreso monetario.