woetzel14_ Jiang HongjingVCG via Getty Images_shipping trade Jiang Hongjing/VCG via Getty Images

Las economías emergentes tienen un nuevo imperativo

SHANGHÁI – Durante los últimos 25 años, las revoluciones en las tecnologías de comunicaciones y transporte han permitido que las empresas creen cadenas de valor verdaderamente globales. Aquellas que procesan materias primas se pudieron conectar con los fabricantes de insumos y partes, que a su vez se vincularon con las empresas que ensamblan y empaquetan productos finales y luego con los canales de distribución que llegan a los consumidores de todo el mundo.

En las dos décadas previas a la pandemia del COVID-19, el valor anual de productos intermedios exportados a través de las fronteras se triplicó, a más de 10 billones de dólares, dando lugar a un sistema de producción intrincadamente coreografiado. Pero, como estas redes globales han evolucionado para reducir los costos a través de una máxima eficiencia, pueden ser frágiles, y a veces romperse bajo presión.

Por lo tanto, cada país involucrado en las redes de producción del mundo debe entender su exposición al riesgo, y generar más resiliencia donde haga falta. Para las economías emergentes que buscan expandir la fabricación orientada a las exportaciones, las implicancias de este reconocimiento global podrían tener un amplio alcance.

To continue reading, register now.

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

Subscribe

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

https://prosyn.org/JylFnKees