8

¿Está el BCE haciendo suficiente?

FRÁNCFORT – Konrad Adenauer, primer canciller alemán después de la Segunda Guerra Mundial dijo: «¿por qué debería preocuparme lo que dije ayer?». Lo que Adenauer quería indicar es que en ocasiones los acontecimientos se suceden a una velocidad que supera nuestra capacidad de comprenderlos. Así pues, con la experiencia del año que termina, cabe preguntarse: ¿hemos reaccionado en el BCE con agilidad suficiente para cumplir nuestro mandato de mantener la estabilidad de precios frente a las amenazas? Creo que la respuesta es afirmativa.

En el BCE observamos que nuestra política monetaria había dejado de tener el efecto que acostumbraba sobre los costes de endeudamiento privado. Era evidente que los canales del crédito en el sistema bancario habían dejado de funcionar; unas condiciones de financiación excesivamente restrictivas estaban reprimiendo la demanda. Como respuesta, el BCE hizo precisamente lo que cualquier banco central hubiera hecho: actuamos para restablecer la relación entre nuestra política monetaria y el coste del endeudamiento, con el objetivo de reducir el tipo de interés medio que los hogares y las empresas tienen que pagar.

En junio introdujimos una serie de operaciones de financiación a más largo plazo con objetivo específico (TLTRO) para proporcionar financiación a las entidades de crédito a tipo de interés fijo muy bajo durante un período de hasta cuatro años. Con estas operaciones tratamos de aumentar al máximo las oportunidades de que los bancos trasladaran este descenso de los costes de financiación a los prestatarios. Nuestros programas de compras de bonos de titulización de activos y de bonos garantizados fueron diseñados para facilitar aún más la transmisión de ese descenso de los costes de financiación de los bancos a sus clientes.

Este conjunto de medidas ofrece una respuesta potente que ataca la raíz del deterioro del préstamo bancario y facilita que el crédito fluya de nuevo a la economía real. La evidencia preliminar sugiere que estas medidas están reportando algunos beneficios tangibles iniciales a la economía de la zona del euro.