0

La política del avestruz de Europa del Este sobre el VIH

CARDIFF, CALIFORNIA - Rusia y Ucrania representan aproximadamente el 90% de los 1,5 millones de personas que, se estima, están infectadas con el VIH en Europa Central y del Este. En un reciente viaje a estos países, y a pesar de las reiteradas peticiones, ningún político o funcionario de salud pública estuvo dispuesto a reunirse conmigo ni devolvió las llamadas telefónicas, faxes o correos electrónicos que envié tras regresar a casa.

Ambos países tienen epidemias impulsadas por usuarios de drogas inyectables (UDI) que comparten agujas y jeringas, la forma más eficaz de transmitir el VIH. Sin embargo, existen métodos probados para reducir la propagación del VIH por parte de los UDI.

Si los UDI se inyectan heroína u opiáceos relacionados - como es principalmente el caso en el este de Europa - el establecimiento de programas de sustitución de opiáceos con metadona o bupenorfina puede reducir notablemente transmisión del VIH. El éxito de estos programas también depende de la creación de centros de intercambio de agujas y jeringas en lugares convenientes, tanto para proporcionar utensilios limpios como para atraer a los usuarios al sistema de salud. Como tercera pata del taburete, los UDI precisan de consejería de salud.

Este trío de políticas constituye la base de lo que se conoce entre los profesionales de la salud como el "paquete de reducción del daño.".Rusia y Ucrania, sin embargo, no destinan recursos a este apartado.