0

sid10569504u72998Abajo los “mercados emergentes”

LONDRES – Han pasado nueve años desde que acuñé el acrónimo "BRIC", que se ha convertido en sinónimo del ascenso de Brasil, Rusia, India y China. Han pasado más de siete años desde que mis colegas de Goldman Sachs y yo publicamos por primera vez un panorama hasta 2050 en el que sugeríamos que las cuatro economías de los BRIC podrían crecer más que las del G-7 y que, junto con los Estados Unidos, serían las cinco más grandes del mundo.

También han pasado más de cinco años desde que apareció por primera vez la expresión "los once siguientes"  o "N-11" (su abreviatura en inglés). Ese término abarcaba a los once países siguientes en tamaño por población y buscaba determinar su potencial de tipo BRIC.

Actualmente estos 15 países generan la mayor parte del impulso positivo para la economía mundial. China ha superado a Japón como segunda economía del mundo con una producción aproximadamente igual a la de los otros tres países BRIC juntos. El PIB agregado de los 15 es de alrededor de 11 billones de dólares, es decir, alrededor del 80% del nivel de los Estados Unidos.

La demanda interna en los países BRIC es aun más impresionante. El valor colectivo en dólares de los consumidores de los países BRIC, según cálculos conservadores, es de un poco más de 4 billones de dólares, tal vez de 4.5 billones. El mercado de consumo estadounidense es de más del doble de esa cifra –alrededor de 10.5 billones—pero la capacidad de consumo de los BRIC actualmente está creciendo a un ritmo anual de aproximadamente 15% en términos de dólares, lo que significa casi 600 mil millones de dólares.