6

La conmoción Trump en América Latina

CIUDAD DE MÉXICO – A pesar del comportamiento vulgar, la retórica insultante y la incitación virulenta que ostentó durante los últimos dieciocho meses el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, el mantra en los próximos días inevitablemente será que es hora de avanzar. Su oponente, Hillary Clinton, y el presidente Barack Obama ya le han deseado un mandato presidencial exitoso.

Fuera de Estados Unidos, la atención se centrará en el control de daños, con el objetivo de proteger las relaciones Estados Unidos - Europa, la OTAN y los esfuerzos diplomáticos en curso en el Medio Oriente. Sin embargo, hay una región en el mundo a la que no le es posible adoptar una actitud de visión de futuro: América Latina.

Para empezar, desde el inicio de su campaña, Trump descartó los intereses nacionales de México y difamó la forma de ser de su gente. Prometió en repetidas ocasiones deportar a los seis millones de mexicanos indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos y obligar a México a pagar por la construcción de un muro en la frontera Estados Unidos - México. Y, además, dijo que renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC; o NAFTA por sus siglas en inglés), desechará el Acuerdo Transpacífico de  Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) y que desalentará la inversión y la creación de empleos en México por parte de empresas estadounidenses.

Es raro ver que una democracia avanzada elija a un líder que sea tan abiertamente hostil con un país vecino. Y, si bien Trump no se ha dirigido específicamente a ningún otro país latinoamericano en esta forma, sus propuestas, de todos modos, podrían afectar a muchos de ellos, sino a todos. Cada país centroamericano es una fuente de migración hacia Estados Unidos, al igual que muchos países del Caribe y de América del Sur. Honduras, Guatemala, El Salvador, Cuba, Haití, República Dominicana, Ecuador y Perú tienen grandes poblaciones de ciudadanos documentados o indocumentados en Estados Unidos, y todos ellos sentirán los efectos de las políticas de Trump, si se las promulga.