Se dispersa la tormenta terrorista

VARSOVIA – A las 3 de la tarde del 11 de septiembre de 2001, hora de Varsovia, estaba hablando por teléfono con la cónsul general de Polonia en Nueva York. Me dijo que dos aviones se habían estrellado contra el World Trade Center. En ese momento me di cuenta que eso era más que un choque de aviones. Los Estados Unidos, el mundo, nuestras vidas mismas, estaban a punto de cambiar radicalmente.

Diez años después, es claro que los fanáticos que cometieron esos ataques los calcularon mal en dos aspectos centrales. Consideraron que las democracias occidentales eran débiles –sin la voluntad o capacidad de responder a su maldad extrema. Además, tenían la esperanza de que las comunidades musulmanas y los países en todo el mundo se levantaran y movilizaran para seguirlos en su visión del mundo milenaria.

No obstante, lejos de mostrarse indeciso o inseguro, el mundo democrático respondió con determinación y sin miramientos a las atrocidades terroristas de todos tamaños. Por toda Europa y en los Estados Unidos se han establecido acuerdos para reunir información sobre posibles ataques terroristas y actuar rápidamente (y a veces contundentemente) para prevenirlos o hacer que fracasen. En la medida de lo posible trabajamos en estrecha colaboración con la India, Rusia, Pakistán, los Estados del Golfo y otros socios internacionales estratégicos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/m3X9CLR/es;