La economía de la depresión

BERKELEY – Hace un decenio, el premio Nobel de economía de 2008, Paul Krugman, escribió un librito titulado El regreso de la economía de la depresión . Fue un absoluto fracaso.

La crisis financiera del Asia oriental en el período 1997-1998 fue profunda, pero corta y se remedió aprisa, una vez que el FMI comprendió que el problema no eran unos gobiernos apáticos y el entonces Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Robert Rubin, lanzó en paracaídas los bancos de Nueva York a la economía de Corea del Sur. El hundimiento, poco después, de la burbuja tecnológica en el período 2000-2001 no provocó una depresión, sino simplemente un descenso de la producción tan suave, que sólo mereció el nombre de “recesión”.

Ahora Krugman vuelve con una versión revisada y ampliada de su libro y, lamentablemente, no puede ser más oportuno, pues hay muchas más razones hoy que en 1998 para que pensemos en una “economía de la depresión”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XcmhfqE/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.