La democracia comienza en casa

La administración Bush ha puesto la expansión de la democracia al centro de su política exterior. Este es un llamamiento mucho más noble que simplemente ampliar la hegemonía estadounidense, pero cabe preguntarse: ¿es sincero Bush al plantear esto y comprende genuinamente lo que significa la democracia?

Alabó las elecciones municipales de Arabia Saudita, pero ¿qué hay de los derechos de las mujeres, incluido su derecho a voto? Saludó el derrocamiento del gobernante democráticamente electo en Venezuela (si es que no participó activamente en el complot), pero sigue apoyando al dictador militar de Pakistán. Critica al Presidente ruso Vladimir Putin, pero sólo después de que éste contraría sus intereses comerciales. Y puede plantear su inquietud sobre la concentración de los medios de comunicación en Rusia, pero se mantiene callado sobre este mismo fenómeno en Italia.

Hay una mancha de hipocresía en un sentido más fundamental. La administración Bush está en lo correcto al poner énfasis en la importancia de las elecciones, sin las cuales es inconcebible la democracia. No obstante, la democracia implica más que elecciones periódicas, y la legitimidad de éstas depende de la confianza pública en el proceso electoral mismo. En este sentido, las últimas dos elecciones presidenciales estadounidenses no han sido precisamente modelos para el mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/cxpPEZ8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.