EU flag Giampaolo Squarcina/Flickr

David Cameron y el Waterloo de la UE

PRINCETON – Hace doscientos años este mes, en la Batalla de Waterloo, la derrota de Napoleón Bonaparte a manos de un ejército aliado, liderado por el duque de Wellington, remodeló el futuro de Europa. Gran Bretaña ahora puede estar por hacer lo mismo otra vez.

El Reino Unido, cuyo nuevo gobierno conservador ha prometido llevar a cabo un referendo sobre la pertenencia a la Unión Europea a fines de 2017, quizás incluso el año próximo, no es un caso atípico como se lo suele retratar. De hecho, está en la vanguardia de la atrofia institucional de la UE. Aun si decidiera seguir siendo miembro de la UE, el Reino Unido seguirá alejándose ininterrumpidamente de Europa. Con oportunidades comerciales más atractivas en otras partes, la mayoría de los países europeos seguirán sus pasos.

Para la UE, cumplir con las exigencias del Reino Unido -restringir los beneficios para los trabajadores migrantes, limitar la regulación financiera que pudiera afectar a la City of London y rechazar el objetivo de "una unión cada vez más estrecha"- demandaría una transformación fundamental, y hasta cambios totalmente inviables a los tratados que sustentan a las instituciones europeas. La discusión, por ende, ha virado a la posibilidad de ofrecerle al Reino Unido un status especial o permitirle quedar afuera de más estipulaciones de la UE.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/477HZV0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.